Con cada nuevo sistema operativo de Windows, Microsoft intenta imponer sus aplicaciones propias para que las empecemos a utilizar, y una de las que más controversia suscita siempre es el del navegador Edge donde Microsoft está haciendo un gran esfuerzo para que se convierta en el favorito del usuario.